Síguenos

Peterbilt 379

El título es una mezcla de dos grandes películas clásicas, Con la muerte en los talones y El diablo sobre ruedas, porque más o menos así es como se siente uno cuando le persigue un Peterbilt 379 como este de la imagen.

La visión por el retrovisor de uno de estos monstruos es una mezcla entre fascinación y un ligero temor porque empiece a achucharte por detrás, como en la mítica persecución del film de Steven Spielberg. Vale, en la película era un Peterbilt 281 del ‘55, pero más o menos, la sensación es la misma.

La foto la capté ayer mismo, mientras me dirigía a una comida familiar en el tramo de la A7 comprendido entre Alicante y Murcia. La calidad, pues la de un móvil. Es lo que pasa cuando no tienes una buena cámara de fotos a mano…

Foto | Mi hermana

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

21 comentarios