Compartir
Publicidad
Cinco coches con las puertas que desaparecen y otras maneras de complicarse la vida
Clásicos

Cinco coches con las puertas que desaparecen y otras maneras de complicarse la vida

Publicidad
Publicidad

Abrir y cerrar las puertas del coche es un acto bastante común, aunque algunos quieren que lo hagamos con una app. De hecho, desde los inicios del automóvil, la cinemática de apertura de las puertas no ha variado demasiado. Se abren girando hacia delante o hacia atrás.

Con el tiempo hemos visto ejemplos más originales, como las "alas de gaviota" de los Mercedes 300 SL de 1954 y recuperadas por el Mercedes-AMG SLS, o bien las puertas en tijera del Lamborghini Countach y sus sucesores. A excepción de las alas de gaviota (sobre todo si te llamas Tesla y las evolucionas a 'alas de halcón'), son sistemas fáciles de implementar en cualquier coche. Claro, que siempre los hay que se complican la vida con puertas que desaparecen y otras ideas originales.

Kaiser Darrin

Kaiser Darrin

El Kaiser-Darrin entró en la historia gracias a sus puertas que desaparecen en las aletas anteriores. Howard "Dutch" Darrin era un reputado carrocero en Francia y luego en EE.UU. antes de las Segunda Guerra Mundial. En 1945 fue nombrado jefe de diseño de la firma Kaiser-Frazer. En 1952, dejó la compañía porque no le gustaba cómo alteraban sus diseños. El Henry J de 1953 era uno de esos diseños alterados, pero Howard quería enseñarles a los de Kaiser-Frazer qué se podía hacer con ese pequeño coche.

Kaiser Darrin

Howard Darrin diseño sobre la base del Henry J un roadster biplaza con carrocería en fibra de vidrio -fue el primer coche con carrocería en fibra de EE.UU.- y se lo enseñó a los directivos de Kaiser-Frazer. Éstos, viendo el diseño (deportivo, elegante y con las originales puertas), aceptaron fabricarlo bajo la marca Kaiser-Darrin.

Se fabricaron 435 unidades entre 1953 y 1955. De estos, 100 no se vendieron inicialmente y Kaiser los equipó posteriormente con un V8 Cadillac en lugar del modesto 6 en línea original.

BMW Z1

Bmw Z1

Los roadsters Z son ya una tradición en BMW, aunque en realidad, todo empezó en 1988 con el BMW Z1. Inicialmente, el Z1 fue pensado como el escaparate de los diseños innovadores de BMW. El concept Z (por Zukunft, futuro, en alemán) es un roadster con el 6 cilindros en línea del 325i (2.5 litros 170 CV) en posición central delantera que debuta en 1987 en el Salón de Fráncfort.

Bmw Z1

El diseño es tan innovador y fuera de lo común en BMW que empiezan a llegar pedidos sin tan siquiera saber si el coche se iba a fabricar. La carrocería es de plástico y se pueden cambiar todos los paneles en una hora (al estilo de los Smart), sin embargo destacó por sus puertas que desaparecían en los faldones.

Bmw Z1 paneles

Cuando se conduce un roadster, lo que se busca es estar en comunión con la carretera y estar lo menos rodeado posible por el coche. Con el BMW Z1, se consiguió como en ningún otro coche hasta la fecha. Y es que se puede conducir con las puertas bajadas. Se fabricaron 8.000 unidades entre 1988 y 1994.

Lincoln Continental MkVIII 'JATECH'

Disappearing Doors Lincoln JATECH

Este modelo nunca llegó a la fase de producción. JATECH pensaba haber reinventado la puerta con su puerta rotativa. En términos de estilo, especialmente en un cupé como el Lincoln Continental Mark VIII, este sistema permite prescindir de los pilares centrales, mientras que al mismo tiempo facilita ingresar o salir del habitáculo.

Sin embargo, la complejidad del sistema y la necesidad de rediseñar una parte importante del coche: reubicación del depósito de gasolina, motores eléctricos para las puertas o sistema de aire comprimido, airbags laterales, sistema de apertura en caso de emergencia, etc. Vamos, un rompecabezas al que nadie quiso someter su coche. Por otra parte, que se sepa, ningún fabricante se interesó por esa patente. Algo normal si pensamos que JATECH aseguraba que su sistema era más ligero y mejoraba la rigidez estructural del coche. Eliminando el pilar B y añdiendo un complejo sistema de apertura de las puertas.

Renault Avantime

Renault Avantime

En 2001, Renault lanza al mercado el Avantime, un monovolumen cupé de dos puertas. Renault le quitó a Matra la fabricación del Renault Espace IV y a cambio le dio la producción de este original vehículo de gama alta. El diseño realizado por el equipo de Patrick Le Quément es muy peculiar: zaga muy esculpida, ausencia de pilares B, techo panorámico, etc.

Renault Avantime

Las grandes puertas necesitaron la puesta a punto de un complejo sistema de apertura de las puertas con doble bisagra, que avanzaba ligeramente las puertas una vez abiertas, obligando a articular elementos del interior, como los elevalunas eléctricos. El objetivo era facilitar el acceso a bordo en las estrechas plazas de parking de nuestro continente.

EL coche no fue precisamente un éxito, se mantuvo tres en producción y tras 8.557 unidades fabricadas, Renault lo retiró del catálogo.

Rezvani Beast

Rezvani Beast Alpha 24

Es la última incorporación a este panel. A diferencia de otros fabricantes de superdeportivos Rezvani Motorpsorts parte de bases ya conocidas para sus creaciones. Después del Rezvani Beast, un Ariel Atom carrozado, el fabricante californiano presentó en el paso Salón de Los Angeles el Beast Alpha sobre la base de un Lotus Exige, pero con motor Honda potenciado por Rezvani hasta los 500 CV.

Rezvani Beast Alpha 17

Además de ser un original ejercicio de estilo, el Rezvani Beast Alpha se caracteriza por una apertura de puertas compleja. Se desplaza primero hacia fuera y luego hacia adelante. En el fondo, es una versión más espectacular del sistema de apertura visto en el Renault Avantime.

Algunas de estas propuestas tienen una función, ya sea mejorar el acceso en los parkings o enfatizar las sensaciones de conducción, mientras que otras, siendo totalmente sinceros, no aportan nada. Obviamente, esto es sólo una pequeña muestra y hay más ejemplos, tanto en coches urbanos, como el Peugeot 1007, o vehículos industriales, como el Renault Estafette.

En Motorpasión | Nissan EXA y Daihatsu Copen o cuando las marcas juegan a los Transformers

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos