Sigue a Motorpasión

bmw-700-rs-stuck-1961.jpg

Hans Stuck al volante del BMW 700 RS 1961

El BMW 700 no fue sólo el coche que salvó a BMW de desaparecer gracias a su éxito comercial. También participó en carreras de forma brillante. Las cualidades deportivas del modelo de BMW se pusieron de manifiesto desde el primer momento, cuando comenzó a fabricarse en julio de 1959.

Antes de finalizar el año se pudieron ver los primeros BMW 700 Coupé participando en el Rally Sahara-Lappland. En 1960 ya había cosechado algunos triunfos importantes, como el del campeonato alemán de subidas en cuesta que ganó el mítico Hans Stuck a los 60 años.

El éxito deportivo aumentó la demanda del Coupé y la presión para conseguir la versión de competición. En BMW supieron dar respuesta con un nuevo modelo, el BMW 700 Sport, presentado a la prensa en 1961 en el hipódromo de Nürburgring.

BMW 700 Sport

El motor bicilíndrico original del BMW 700 Coupé sufrió varias modificaciones, consiguiendo aumentar la potencia hasta los 40 CV a 5.700 rpm. Para ello se aumentó el índice de compresión hasta 9:1, montaron un árbol de levas más rápido e incorporaron carburadores de doble cuerpo Solex.

bmw-700-s-montecarlo-1961.jpgBMW 700 S Rally de Montecarlo 1961

El nuevo motor era capaz de acelerar el BMW 700 S de 0 a 100 km/h en 20 segundos, alcanzando una velocidad de 135 km/h. El resto del “paquete deportivo” consistía en una nueva caja de cambios y suspensiones más firmes, gracias a la adopción de amortiguadores de mayor dureza y barra de torsión antibalanceo.

El precio del paquete deportivo rondaba los 550 marcos alemanes, lo que suponía un incremento de precio sobre la versión Coupé “de calle” ligeramente superior al 10%. Los triunfos deportivos y el precio razonable de las modificaciones convirtieron el BMW 700 Sport en otro éxito.

El BMW 700 Sport se convirtió rápidamente en una leyenda en el mundo de las carreras de principios de los 60. Alabado por sus adeptos y admirado por la competencia, el BMW 700 Sport, apodado “Little Fighter“, (pequeño luchador), protagonizó bellas batallas contra sus rivales, Steyr-Puch y Abarth.

BMW 700 RS

bmw-700-rs.jpgBMW 700 RS

La evolución siguiente se denominó BMW 700 RS. En este modelo se adoptó un chasis tubular y carrocería de aluminio. Se rebajó el peso ligeramente por debajo de los 600 kg y se aumentó la potencia del motor hasta los 70 CV (más del doble del motor original).

Gracias a las nuevas características, el BMW 700 RS era capaz de alcanzar velocidades entre 150 y 200 km/h, dependiendo de la relación de transmisión. Cuando el modelo debutó en el equivalente al campeonato de turismos, en la categoría hasta 1.600 cc, lo hizo frente a rivales de la talla de los Porsche Spyder y RSK.

Además de Hans Stuck en la última etapa de su carrera deportiva, sobre el BMW 700 en sus distintas versiones de competición, varios pilotos de renombre consiguieron éxitos importantes, como Walter Schneider (Campeonato alemás de turismos de 1961), Hubert Hahne o el Barón Alex von Falkenhausen, piloto e ingeniero de BMW.

bmw-700-rs-1964.jpgVon Falkenhausen sobre BMW 700 RS (Neubiberg 1964)

El BMW 700 también fue un coche ideal para pilotos jóvenes que comenzaban en el mundo de la competición. Uno de los más destacados, Hans-Joachim Stuck, que siempre se refirió a este modelo con gran cariño:

Yo tenía sólo nueve años cuando acompañé a mi padre a los cursos de pilotos impartidos por la Escudería Hanseat en la pista de carreras Nürburgring. Fui capaz de conducir un BMW 700 por mí mismo, ya que era un circuito cerrado, reservado exclusivamente para nuestras actividades en la competición.

Algunas de las soluciones experimentadas en el mundo de la competición, en particular hasta 1961, se trasladaron a la producción en serie, como fue el caso del BMW 700 De Luxe (febrero de 1961) o el BMW 700 Convertible, diseñado por la firma Carrocerías Baur en Stuttgart.

En Motorpasión | BMW 700, el coche que salvó la compañía (Parte 1, Parte 2)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

6 comentarios