Sigue a Motorpasión

ridge_racer_unbounded1.jpg

¡Riiiiiiiidge Raceeeeer! Veo el vídeo y todavía no se qué leches está pasando. Si esto es un Ridge Racer que venga alguien y me lo explique. Vale, ya se que en esto de los videojuegos hay que renovarse o morir, que una iteración debe superar a la anterior y que tienen que ganar nuevos adeptos versión tras versión. Todo eso está meridianamente claro, pero perder la esencia de la franquicia es otra cosa, ¿no?

Hablo del nuevo Ridge Racer Unbounded, el último intento de Namco por insuflarle aire a una franquicia que vivió tiempos mejores en otra generación de consolas y que, visto lo visto, busca su camino en la actual. O mejor dicho, busca su identidad a base de golpes.

Convertir la elegancia, los paisajes paradisíacos, la estilización y la particular sensación arcade de conducción de los Ridge Racers originales en una fiesta de explosiones, destrucción, coches reventados, manchas de gasolina en la carretera y edificios con boquetes… es quizá un cambio extremo. Pero como siempre, si se han dejado sus buenos millones siguiendo este camino será que vislumbran réditos económicos al final.

Antes era Ridge Racer, ahora parece un clon malo de Burnout mezclado con una edición cani de Need for Speed. Eso sí, a nivel gráfico la cosa tiene su miga y aunque usa un montón de shaders por metro cuadrado (depth of field, motion blur, god rays, bloom…) da la sensación de no estar entre lo más puntero.

Una sensación que se podría perdonar (un buen juego no necesita tener unos gráficos sublimes, claro) si no se solapara por otra sensación todavía peor. La de que esto ya lo hemos visto antes. El color de la imagen, los coches, las explosiones, la ciudad… todo huele a otros juegos.

El Ridge Racer menos Ridge Racer de todos. Eso es Ridge Racer Unbounded y lo veremos a principios del 2012. Quizá probándolo la cosa tenga mejor pinta.

Vídeo | Youtube
Vía | Vidaextra, Siliconera

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

19 comentarios