Sigue a

Anuncio BMW Serie 3

Me gustan los anuncios de coches porque nos llevan a unos universos paralelos en los que todo es posible, pero hay veces que me llaman la atención por un motivo que seguramente no es el que persigue el publicista. Eso me ha ocurrido con una campaña de BMW que considero algo desafortunada.

No soy el único al que le ha pasado. La película, dirigida por Florian Sigl, es un buen ejercicio estilístico, pero tiene un pequeño problema, y no, no son los dos culetes femeninos (yo aviso por si acaso) que aparecen al principio, sino lo que se infiere de lo que vemos en la acción.

El spot muestra las bondades de la alerta de cambio involuntario de carril que monta el BMW Serie 3 como opción, un sistema de seguridad activa de indudable valor, pero lo hace de una forma que induce a un problema que tiene que ver con la seguridad vial. Os invito a ver el vídeo en primer lugar:

En cuanto a estética la película es irreprochable, y no tengo nada que decir ni contra el coche ni contra la marca, pero sí contra la idea que destila el anuncio, que admite varias interpretaciones. La primera, la más directa, es que si te distraes pensando en lo bien que se está en la playa no pasa nada, porque ahí está el coche para echarte una mano.

Pero luego viene la vuelta de tuerca si tenemos en cuenta cómo funciona la ley del mínimo esfuerzo, y es que viendo el anuncio parece que uno puede evadirse cuando está al volante, que ya le sacarán las castañas del fuego los sistemas electrónicos que lleva el coche. Vamos, que puedes perder la cabeza, que el coche ya está ahí para salvarte.

Desde luego, confiar en la tecnología del vehículo hasta perder la cabeza no parece una buena idea, pero quizá la mía es una visión algo exagerada. ¿Vosotros cómo lo veis? ¿Es un anuncio que habla de un sistema que perdona el error humano o induce al exceso de confianza en los sistemas del coche?

Vídeo | 3deutig (Vímeo)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

32 comentarios