Sigue a

Morgan descapotable 1911

Primer Morgan biplaza (1911)

Dentro de la serie histórica del Especial descapotables, vamos a hacer un pequeño alto en el camino. En la primera parte vimos desde los inicios hasta 1910, y en la segunda llegamos a la Gran Depresión de 1929. Este inciso obedece a que quería hablaros de Morgan, una familia de descapotables un tanto especial, ya que contaban sólo con tres ruedas.

Si bien los Morgan más tempranos, de un único asiento, no eran descapotables, el primer biplaza de la firma (1911), sí lo fue. Desde entonces y hasta la aparición del Morgan de cuatro ruedas (1936), todos los modelos tenían la característica común de ser triciclos descapotables. De esta forma encajamos Morgan en el recorrido histórico, en paralelo con la segunda entrega, antes de proseguir con los años 30.

Morgan comenzó su actividad constructora en 1909, presentando un prototipo muy ligero, de tres ruedas, con un chasis de acero tubular. El modelo estaba animado por un motor Peugeot de dos cilindros en V y 7 cv de potencia. Esta unidad, que tuvo un gran éxito por su concepción, no era muy comercial por varias limitaciones: un único asiento, empleaba timón de dirección en vez de volante y no disponía de ningún tipo de protección para el piloto en un país tan lluvioso como Inglaterra. Se construyeron y vendieron pocas unidades. Todo esto cambiaría con el siguiente modelo, el Morgan Runabout.

De la feria de motocicletas Olympia al escaparate de Harrods

El Morgan Runabout se presentó por primera vez en 1911, en la feria de motocicletas Olympia (Londres). El modelo era biplaza, contaba con un volante y capota plegable. La acogida fue muy positiva, hasta el punto de despertar el interés del Director General de la prestigiosa cadena Harrods.

El Runabout apareció expuesto en el escaparate de la tienda, siendo el único coche que jamás lo haya hecho. Harrods fue el primer distribuidor Morgan, con un acuerdo exclusivo para vender el Runabout. La demanda fue tal que el fabricante únicamente construía el chasis y Harrods proporcionaba la carrocería.

Morgan Runabout

El acuerdo duró poco tiempo porque la carrocería de Harrods era muy pesada y afectaba al rendimiento del coche. Henry Frederick Stanley Morgan, conocido como HFS y fundador de la compañía, decidió por este asunto poner fin al acuerdo en exclusiva. Poco tiempo después, una extensa red de distribuidores se estableció en todo el país.

Fiabilidad a toda prueba y éxitos deportivos

Una vez resuelto el contrato con Harrods y debido al éxito comercial, Morgan se convirtió en sociedad de responsabilidad limitada en 1912. En esa etapa, el Runabout montaba normalmente motores de dos cilindros en V de la firma JAP, aunque la sencillez de diseño de su chasis permitía utilizar otros motores.

El cambio, que era muy rápido, contaba sólo con dos velocidades y no disponía de marcha atrás. La ligereza del conjunto era tal que cualquier conductor podía empujar el coche sin gran esfuerzo para ir hacia atrás. Al margen de este “pequeño” inconveniente, el Runabout demostró una fiabilidad mecánica excepcional, cualidad que se plasmó en numerosas victorias deportivas.

Morgan Runabout competicion

Entre ellas cabe destacar la victoria conseguida por Harry Martin, ganador de la primera Carrera Internacional de cyclecar en Brooklands. Mr. Martin superó en más de dos minutos al segundo clasificado. Visto así puede parecer poca cosa, pero si consideramos que el tiempo total del vencedor fue de 8 minutos y medio, la diferencia cobra otro sentido.

Meses más tarde, Harry Morgan ganó la Copa cyclecar en la categoría de 1.100 cc. La prueba era de una hora de duración. El coche fue capaz de mantener una velocidad de 60 mph durante la prueba. Es el coche de la imagen anterior, con Harry Morgan al volante. El caballero del sombrero de copa es el reverendo HG Morgan, padre de HFS y presidente de la compañía.

La Primera Guerra Mundial supuso un punto y aparte en los planes de la empresa. Los hombres fueron llamados a filas, la producción bajó considerablemente y los escasos recursos disponibles se emplearon en fabricar municiones.

Albert Ball en su Morgan Capitán Albert Ball (Royal Flying Corps)

Uno de los pocos y distinguidos clientes de la época fue el héroe de la Royal Flying Corps, Capitán Albert Ball. El famoso aviador había encargado una variante especial del Morgan destinada a la competición. El capitán dijo del modelo; conducir este coche es lo más parecido a volar sin salir de tierra. Albert Ball falleció poco después de adquirir el Morgan, cuando su avión fue derribado en el curso de una batalla aérea.

Morgan en los años 20

Al finalizar la guerra, Morgan fue uno de los primeros fabricantes en reanudar la producción, principalmente debido a la simplicidad de su diseño. También fue el momento para construir un Runabout “familiar”, una variante de cuatro plazas, también descapotable, que conservaba el esquema del Runabout biplaza.

En 1920 Morgan construyó un modelo de competición, inspirado en que habían fabricado para el Capitán Albert Ball, al que llamaron Aero, en honor al famoso aviador. Durante la década los Morgan apenas incorporaron variaciones en su esquema básico.

Morgan Super Aero de 1927 Morgan Super Aero (1927)

La carrocería fue evolucionando y se incorporaron frenos a las ruedas delanteras (una de las primeras marcas en hacerlo), a la par que motores más potentes. En 1927 se construyó otro modelo deportivo, llamado Super Aero con una carrocería baja más aerodinámica.

La caja de cambios de dos velocidades se mantuvo hasta finales de la década y no fue hasta 1931, cuando se incorporó la caja de cambios de tres velocidades y se añadió la marcha atrás. Se empleó entonces una única cadena de transmisión y las ruedas fueron desmontables.

Además de vehículos de competición, Morgan siguió fabricando el Runabout, en versión más refinada, siempre descapotable, y con algunas concesiones al lujo, aunque asequible para rentas medias. El modelo familiar de cuatro plazas también se mantuvo en construcción.

Morgan Runabout años 20

Hemos llegado al final de la década y es el momento de parar, para no romper el esquema temporal del resto de la historia del descapotable.

En Motorpasión | Especial descapotables: historia (desde los inicios hasta 1910, del afianzamiento a la Gran Depresión)

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios