Sigue a

BMW IBM SAP

Hace más de dos meses que BMW está sufriendo retrasos en la entrega de piezas a los concesionarios, lo cual está provocando que algunos clientes lleven esperando semanas a que les entreguen su coche. El origen del problema es el nuevo sistema de logística, ATLAS, que fue anunciado en 2009 y debería haber entrado en servicio en 2012.

La central de recambios de Dingolfing no está sirviendo el 10% los respuestos a los 40 centros de distribución que nutren a los concesionarios. Pese a los esfuerzos que se han pedido a los trabajadores, no se espera conseguir la normalidad hasta dentro de un par de semanas. Este hecho puede dañar la reputación de BMW.

ATLAS es un sistema en el que iban a trabajar tanto la mítica IBM como la empresa de soluciones SAP. No se sabe en qué punto, pero IBM acabó saliéndose del proyecto y ya no tienen relación con él. Cualquier ingeniero ya se puede imaginar por dónde van los tiros… Dichosa fase de análisis y requisitos…

Aunque hay clientes que están siendo compensados con coches de sustitución, resulta muy difícil para un representante de la marca no poder dar una fecha para la llegada de las piezas, y tener que contestar un lacónico “No lo sabemos”.

Los respuestos son una importante fuente de ingresos para cualquier fabricante, ya que sigue ligando al cliente (y a su cartera) a la marca. Si BMW no consigue normalizar la situación, va a enfrentarse a un problema de confianza con sus clientes por mucho coche de sustitución que pongan.

Enlace | Caso de estudio de IBM
Fuente | Bloomberg

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

14 comentarios